Reformas de vivienda por fases. Lo que debes saber.

«Te damos las claves para abordar las reformas parciales»

Ya hemos hablado en otras ocasiones lo que supone realizar una reforma integral. La palabra integral o total ya asusta, ¿verdad? Es cierto que la decisión de la reforma global implica un periodo de tiempo de revolución en la vida de uno. Sin embargo, no es ese el único camino para poder ir mejorando el espacio en el que vives. Puedes afrontar una reforma de tu casa planificada por fases. Te contamos qué debes tener en cuenta para que el resultado final sea un éxito

¿CUÁL ES LA PRIMERA ESTANCIA POR LA QUE DEBERÍA EMPEZAR?

En general, lo más aconsejable es empezar por la cocina y el baño. Suelen ser «independientes» del resto de la casa incluso a nivel de pavimentos y revestimientos. Implican cuestiones totalmente diferentes al resto de las estancias. Son los espacios más técnicos y los que exigen una mayor implicación de profesionales especializados. En el caso del baño, lo habitual es empezar por los derribos y las regatas para las instalaciones, seguir por el plato de ducha, los sanitarios, las baldosas y dejar la colocación del mobiliario y el falso techo para el final.

En el caso de la cocina, se recomienda dejar para el final la colocación del mobiliario (aunque hay quien prefiere instalar el mobiliario antes para ahorrarse las baldosas que quedan ocultas por los muebles) y del falso techo, porque a veces se juega con él para que quede a la medida del mobiliario y así evitar huecos entre el mueble y el techo. Actualmente las cocinas se han convertido en las estancias estrella al abrirse al resto de espacios en la casa. Hay mucho que hablar sobre la reforma de una cocina, su distribución, materiales…Os lo iremos contando.

Gunartea, San Martin 9

SI LA REFORMA ES UNA COCINA ABIERTA…

Cuando quieres integrar la cocina al salón, debes tener en cuenta que las obras afectarán también al salón, sobre todo si quieres unificar el pavimento entre ambos ambientes. Además al tirar un tabique es posible que algunas instalaciones, como enchufes, se vean afectadas. Tenlo en cuenta porque quizá merecerá la pena afrontar la reforma del salón y la cocina de manera conjunta.

SUELOS & PUERTAS

Es el siguiente paso natural posterior a cocina y baño. Lo ideal es hacer un cambio total de suelo de toda la vivienda. Cambiar sólo el de una estancia, refuerza el estado del que dejemos viejo. Si quieres unificar el suelo del resto de espacios de la casa, lo más recomendable es instalarlo todo de golpe. Si en la reforma del baño o de la cocina ya has instalado el suelo que vas a colocar al resto de la casa, es preferible que en su momento compres toda la partida de golpe. En caso contrario, corres el riesgo de que se descatalogue o que haya diferencias según las partidas de material. Si tu presupuesto es ajustado y no puedes hacer un cambio total como el que te aconsejamos, entonces, juega a crear espacios con suelos bien distintos que se transmitan el sentido de cada estancia.

En el caso de las puertas, tanto si quieres renovarlas como si prefieres aprovechar las que ya tenías previa puesta a punto, es importante que el suelo ya esté instalado antes de colocarlas porque es probable que debas recortarlas unos centímetros. Sobre todo si has instalado el nuevo pavimento sobre el antiguo. Antes de cambiar las puertas por otras nuevas, observa bien las que tienes. Algunas puertas antiguas son verdaderas joyas y es mejor recuperarlas con un pintor o carpintero que desecharlas. Podemos crear un estilo ecléctico maravilloso.

LAS VENTANAS MEJORA TU BIENESTAR

Atención con las ventanas. No sólo podemos conseguir una mejora estética sino del estado de temperatura, ventilación que se traduce en mejor bienestar de las personas y de su economía por el ahorro enérgetico que pueden llegar a obtener. Es mejor renovar las ventanas cuando el suelo nuevo ya esté instalado. Sobre todo si cuentas con ventanas tipo balconeras, ya que la altura del nuevo pavimento puede dificultar su apertura.

PINTAR Y LIMPIAR

Son las últimas fases de una mejora de nuestros espacios. En una obra, son los acabados que siempre deben dejarse para el final, ya que durante el proceso es posible que las paredes hayan sufrido golpes y será con la pintura que se arreglarán todos estos pequeños desperfectos. En el caso de aplicar papel pintado, se recomienda igualmente preparar las paredes como si fueran a ir pintadas para que no se detecten las imperfecciones.

Como ves, si tienes todas estas fases pensadas, podrás organizarlas en el tiempo como mejor te convenga. Por tanto, ¿qué es imprescindible? Pensar como queremos que sea el resultado final antes de iniciar cualquiera de estas fases.

¿E S T Á S   P E N S A N D O   E N   R E A L I Z A R  U N  R E F O R M A?
¿N E C E S I T A S   A S E S O R A M I E N T O   P A R A   U N   P R O Y E C T O   D E  I N T E R I O R I S M O?

C O N T A C T A

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos