HOTEL AMEZTOI, ¿Una bodega con hotel? o ¿un hotel con bodega?

«Proyecto de ejecución del Hotel Ameztoi»

La experiencia de descubrir y degustar el Txakoli. El txakoli no es un espumoso, ni una sidra, ni ningún otro sucedáneo de la fermentación de la uva. El txakoli es un vino blanco (normalmente) joven, de graduación moderada, muy aromático, fresco y con una acidez característica. Es un vino fruto de la viticultura atlántica de variedades autóctonas (hondarribi zuri o zerratia -blanca- y hondarribi beltza –tinta-), consecuencia de unas condiciones agro-climáticas propias, con un clima templado y húmedo.

EL TXAKOLI

Detrás de un txakoli siempre hay un caserío familiar y una historia de recuperación de tradiciones. Es un fruto de una tradición de siglos secularmente cultivado en toda la costa vasca.

Ha llovido mucho (y más en esta zona) desde que a finales del siglo XIX y comienzos del XX surgieran los ‘chacolines’, tabernas para la venta exclusiva del txakoli en las que además del bacalao, los chipirones y las angulas, el tradicional vino vasco se servía en un ambiente alegre y popular. Actualmente, el txacoli vive su segundo momento de esplendor gracias al esfuerzo de una denominación de origen que aboga por mantener la autenticidad y la calidad en todos los procesos de elaboración, desde la vid, plantada siempre en terrenos por debajo de los 400 metros sobre el nivel del mar, hasta su embotellado.

EL ENTORNO

Vivir la experiencia del descubrimiento del txakoli en su cuna de origen, en el corazón del caserío desde donde se divisan las lomas vestidas de viñedos que asoman al mar, no sólo complementa dicha experiencia sino que la eleva a sensaciones únicas e inesperadas. El entorno es una de las claves del nuevo Hotel Ameztoi. Y es que, es imposible no impregnarse de la humedad de una bruma casi permanente que se puede ver frente a la costa de Getaria; pequeña población pesquera del litoral guipuzcoano vasco.

Algún componente especial tiene que tener esa bruma cuando un pueblo tan pequeño y, en tiempos tan remotos, ha dado a luz a personajes tan ilustres como Juan Sebastián Elkano (navegante), Cristobal Balenciaga (modisto y diseñador), Antonio Urquiola (ingeniero naval), entre otros. El gusto por lo bien hecho, por el disfrute de los placeres y la constante búsqueda en la innovación, forma parte del ADN de este entorno que no defrauda a nadie.

BODEGA TXAKOLI AMEZTOI

Sin duda, los maestros txakolinderos, comparten el mismo espíritu que sus antecesores. Hoy en día la bodega Ameztoi continua la tradición milenaria del cultivo de la vid, que en esta región es anterior a la hazaña de Elkano.  Ameztoi es una bodega familiar que va ya por la quinta generación. Ameztoi está situado en una zona privilegiada debido al entorno y a las espectaculares vistas que ofrece el paisaje. Cuentan con un amplio terreno para el cultivo de nuestra uva autóctona “hondarribi zuri” y “hondarribi beltza”.

El caserío que preside los viñedos ha sido testigo de muchas visitas que siempre vuelven. Encuentros con los que ay eran amigas y aquellos que se convirtieron en tales. hacer de la bodega también un Hotel Boutique ha sido una consecuencia natural de todo lo que los muros del caserío guardarán para siempre.

EL PROYECTO DEL HOTEL AMEZTOI

El Hotel Boutique Ameztoi se presenta como un Proyecto formado por 4 áreas principales, que conviven en perfecta armonía con el entorno natural que lo rodea y se mimetizan con las áreas que corresponden al funcionamiento de la propia Bodega Ameztoi.

Una de las premisas imprescindibles del proyecto era la de preservar el carácter fuerte y determinado del caserío original sobre el que la actuación se ha centrado en conseguir que la mirada del edificio al mar se abra sin escrúpulos y sin perder el espíritu de la construcción genuina adaptándonos a la modernidad y confort actual.

Las áreas principales se dividen en:

  • Zona de tienda-exposición
  • Zona hall, living room y entrada al hotel.
  • Zona habitaciones

ZONA TIENDA-EXPOSICIÓN

El Hotel puede acoger a visitantes de estancias de varios días o visitas de un día que descubren el proceso y viven la experiencia de la cata en las nuevas instalaciones habilitadas para ello. Por esta razón, el Hotel cuenta con 2 entradas principales, la que va a la zona Tienda-Exposición y la puerta que da acceso directo al hotel. En la Tienda-Exposición, no se ha escatimado esfuerzo en ofrecer la misma experiencia de fusionar entorno exterior con el interior. Una enorme sala diáfana que se prolonga con la vista en el horizonte del paisaje, del mar gracias a los grandes ventanales abiertos en esa dirección.

La tienda ha sido diseñada dentro de un concepto moderno con estanterías con estructuras en hierro en blanco y negro a medida, combinadas con cubos en diversos colores del sistema  OLUT, aporta una gran funcionalidad a la exposición del producto ( txakolis ) La propuesta para el modelo de exhibición de los productos, suponía una evolución del propio sistema Olut. Todos los estantes están retro-iluminados con líneas de led integradas para focalizar y resaltar el valor del producto. Es un jolgorio para la vista ver todo el sistema de iluminación encendido y actuando sobre las botellas de cristal.

La suma de colores que, además varían, sorprende y enamora. El visitante desde ese momento, comprende que, la importancia del arraigo y la tradición no es un límite en nuevas experiencias que ofrece la bodega Ameztoi.

Conforme nos acercamos al fondo de la sala, al encuentro con el paisaje, la bruma, el mar invitan a tomar asiento en los taburetes en polipropileno mostaza de Pedrali que acompañan a la enorme mesa de catas realizada a medida con un  tablón de madera nogal maciza con la veta teñida en negro de Vanssen (como ellos mismos dicen, trasladan el bosque a sus productos). Un nuevo rasgo de modernidad y tradición.

Conscientes de la importancia del detalle en este espacio, optamos por analizar al máximo los sistemas de ilminación. Las lámparas centrales suspendidas de AROMAS DEL CAMPO de estructura dorada y el papel de acceso al baño de TRES TINTAS dan el toque perfecto a todo un espacio de tienda moderno y funcional.

ZONA HALL ENTRADA – LIVING ROOM HOTEL (Planta baja)

Las zonas comunes que corresponden al hotel ofrecen la misma atmósfera entre la tradición y modernidad. Espacios impregnados de la calma del Cantábrico con grandes ventanales al mar que hacen olvidar la existencia de televisión u otros reclamos. El acceso al hotel, discreto y coqueto nos dirige al living-room y zona de cocina-comedor que se han diseñado de manera que las uniones entre todos los espacios convivan de una manera fluida, moderna y sobre todo funcional

Estar en un hotel como en casa. La apuesta por la cocina abierta permite crear una sensación más integrada. De autenticidad. La experiencia que se ofrece al viajero es real. El visitante va vivir un lujo personalizado, funcional­­­­­, visual y sobre todo experiencial. La nueva gran terraza que se ha creado conecta la zona tienda-exposición con la cocina-comedor del hotel, permite el acceso al exterior.

En la terraza podemos disfrutar de una zona más desenfadada con barra o sofás chill out u otra con zona habilitada para comer, desayunar o cenar.

De esta zona, destacamos el mural ubicado en el salón de TRES TINTAS  que aporta la modernidad que queríamos proyectar. El mobiliario noble de madera y tejidos neutros contrastados con tonos muy vivos en las butacas, otro guiño de fusión entre modernidad y tradición.

ZONA HABITACIONES (Planta primera)

Son 5 las habitaciones que componen esta primera fase del Hotel Ameztoi. Todas ellas se basan en el mismo concepto de confortabilidad y modernidad pero todas son diferentes. En todas encontramos valores comunes:

  • El paisaje es primordial en todas las estancias
  • Las camas son formato King tapizadas en tonalidades siempre suaves con pequeños toques de color
  • Los baños modernos y confortables con materiales únicos como los revestimientos con contrastes de rejunteo y propio dibujo de la cerámica integrados en la decoración de la estancia

Cada una de las habitaciones está bautizada con el nombre de uno de los vinos de la bodega. Cada una es única y tiene su propia personalidad. Se ha dispuesto una de las estancias en la planta baja con condiciones de accesibilidad reducida. En la planta superior, destacamos la suite en la que el majestuoso ventanal te hace sentir fusionado con el entorno. La fantástica chaise-longue que se ha colocado a sus pies invita a no ir a la cama. ¿quién no sueña con pasar un atardecer de invierno observando el movimiento del mar?.

Un proyecto que sigue vivo en el que no ha sido difícil impregnarse de la excitación vinculada al sabor de tierra y mar.

¿E S T Á S   P E N S A N D O   E N   R E A L I Z A R  U N  R E F O R M A?
¿N E C E S I T A S   A S E S O R A M I E N T O   P A R A   U N   P R O Y E C T O   D E  I N T E R I O R I S M O?

C O N T A C T A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos